fbpx

¿Me mudo a Alemania? Afianza tu decisión de emigrar

«¿Me mudo a Alemania o no? No me decido a emigrar» (Elena, Barcelona, 33 años). 

Hablemos de la decisión de emigrar o no

“Soy ingeniera industrial y he escuchado que, con la que está cayendo por el Covid, allí tendría más oportunidades laborales. De hecho, estoy pendiente de compartir una entrevista con una empresa internacional de Heidelberg”.

Ésta era la pregunta que me planteaba la semana pasada mi paciente Elena, abriendo un proceso de toma de decisiones importantes vinculadas con un posible proceso migratorio.

A esta pregunta de Elena le siguió un intercambio de preguntas y respuestas para explorar los motivos, las ventajas y las pérdidas asociadas a esta decisión de emigrar, y los pasos que debería transitar para aterrizar su posible proyecto de cambio de país.

Elena y yo aún le dedicaremos un par de sesiones más a esta toma de decisiones para afianzar este posible cambio de país. De momento, me he inspirado en esta demanda de mi paciente para escribir este post sobre la decisión de emigrar.

guia decisiones

 


¿Alguna vez te has planteado emigrar y convertirte en “navegante emocional”?

Si como Elena también te estás planteando emigrar, tal vez puedas encontrar en estas letritas un poquito de claridad para tomar tu decisión con más confianza.

Te encuentres en un punto similar o no al de Elena, seguro que a lo largo de tu vida ya te ha tocado enfrentarte a más de una decisión gorda y complicada.

No es la primera vez que hablamos de decisiones importantes y difíciles. Ya veíamos juntos, en mi post: «¿Cambio de trabajo o no?» Claves de elección y acción, cómo María estaba en la cuerda floja en su trabajo y tuvimos que afrontar juntas un proceso similar para salir del bloqueo entre las opciones: “Me quedo o me voy”.

Seguro que te has encontrado en disyuntivas similares en tu vida… momentos en los que te toca decidir si sigues apostando por lo que tienes (tu pareja, tu carrera, tu trabajo, tu lugar de residencia) o te despides para transitar un camino nuevo.

La pregunta para ti ahora mismo podría ser: ¿Cuál ha sido la decisión más importante que has tomado en tu vida?

decisión emigrar

Arrancamos el mes de septiembre, otro mes clásico de revisión y definición de nuevos propósitos. Hoy te invito a ponerte una “oreja por dentro” y revisar tus antiguas decisiones vitales.

Sabemos que las decisiones más difíciles son aquellas que nos obligan a dejar atrás lo que verdaderamente apreciábamos.

decisión emigrar

Y precisamente de esto quiero que hablemos hoy…

Hablemos de las ganancias y las renuncias de las decisiones difíciles.

Toda decisión importante lleva asociadas ganancias, pero también pérdidas y renuncias.

El escenario ideal de toma de decisiones implica minimizar las pérdidas y renuncias y maximizar las ganancias y ventajas de la alternativa elegida.

Déjame aprovechar también nuestra mesa camilla para hablarte un poco más de la decisión más importante y difícil que he tomado en mi vida y de mi historia personal como expat.

¿Cómo abordé la decisión de emigrar y acabé en Alemania? 🙄 

guía decisiones

 

¿Quieres conocer mi historia personal como expat?

Hoy quiero hablarte un poquito más de mí y de mi aventura “allende Los Pirineos”, como diría mi amigo Miguel Carrascal.

Creo que ya te lo he contado antes… Hace cuatro años tuve que decantarme entre la disyuntiva de dejar una rutinita cómoda, conocida, pero incompleta, o apostar por la aventura e incertidumbre de hacer las maletas para empezar una nueva etapa vital y profesional en Alemania. ✈ 🇩🇪

Ahora que no sé cuándo podré volver a España de visita por las restricciones de la Covid, puede que esté un poco más nostálgica o reflexiva de lo habitual. Con tu permiso, hoy me apetecía compartir contigo mi experiencia como expatriada.

Tal vez este post tan íntimo (el más personal que he escrito hasta ahora) pueda servirte de inspiración o apoyo a la hora de afrontar la decisión de emigrar y el posible traslado a un país como Alemania.

La situación de partida antes de emigrar

Por aquel entonces, yo ya tenía unos asideros muy sólidos y bastante satisfactorios…

Compartía mi “cajita de cerillas” con mi gata Indi en el céntrico barrio de Arganzuela. Vivía a pocos minutos de mi familia, de mi trabajo estable y satisfactorio en el programa ASPA del Ayuntamiento de Madrid, de mis amigas, de mi Retiro para trotes, de mi gimnasio, de mi ocio, de mis museos, de mi historia vital, en definitiva.

Y para completar el pack tenía una pareja viviendo en Alemania. Un Juanki estupendo al que veía casi todos los fines de semana y en vacaciones.

Y todo esto funcionaba relativamente bien y, sobre todo, mi identidad estaba clarísima porque todos los días sabía lo que iba a hacer, y tenía más o menos claro quién me acompañaría en mi travesía y mis actividades.


El proceso de toma de decisiones: “¿Me quedo o me voy?”

Ya te adelanto que para mí el proceso de toma de decisiones “me quedo en España” vs “Me mudo a Alemania” no fue, en absoluto nada fácil.

decisión emigrar

Llevaba meses dándole vueltas al tema y no terminaba de decidirme. 😳 

Para tomar la decisión de emigrar a Alemania también sudé “tinta china” y precisé del apoyo clarificador de mi estupenda “terapeuta de terapeutas”, Susana, en Madrid.

Mi motivación de base era “construir una buena vida” y yo tenía claro que era más importante “quién me acompañaba” que “las condiciones ecosistema exterior”. Sin embargo, no tenía garantías de que los peajes de la apuesta me compensaran y me acercaran a una buena vida en Alemania.

Pero, ¿cómo voy a deshacer este nudo? ¿Cuándo lo tendré claro? Le preguntaba a Susana cansinamente.

“En muchas ocasiones, llega antes la respuesta que la pregunta”.

Así me respondía Susana con mucha claridad y tranquilidad. Y así fue.

Durante algunas sesiones tuve oportunidad de desgranar en un listado de “decisiones y cambios coherentes” las ventajas y los peajes asociados a ese proceso migratorio.

Tuve que contemplar, en la ecuación, no sólo mi visión a corto plazo de la aventura sino, principalmente, el medio y el largo plazo.

Miedos y preocupaciones ante la decisión de emigrar

A este guiso le añadí todo mi cargamento de miedos, de preocupaciones, ¿de “y si…”?

  • ¿No me adapto a mi nueva vida y mi nuevo clima?
  • ¿Me atoro y no entiendo a la gente porque no hablo alemán?
  • ¿No logro hacer amigos?
  • ¿Renuncio a mi empleo y no encuentro trabajo en Alemania?
  • ¿Me deprimen la falta de luz en invierno y el frío germano?
  • ¿Todo es un fiasco, al aterrizar a Alemania, y descubro que he tomado una decisión irreversible dejándolo todo atrás?
  • ¿Mi vida se tuerce para siempre?
  • ¿Mi pareja destiñe en las distancias cortas y «terminamos como el rosario de la Aurora?
  • ¿Me toca volver como una fracasada y con el “rabo entre las piernas” a España?

 

Como puedes comprobar… No eres el único experto en el arte de la rumiación. Yo no paraba de rumiar y me estaba preocupando y “poniendo la tirita” por adelantado por un montón de pequeñeces o escenarios terribles que sólo habitaban mi cabeza.

Albergaba distorsiones por doquier, así que, para empezar, me tocaba limpiar la bodega mental y reestructurar “peces cagones” y “terribilizaciones” para afrontar la elección con un mapa de ruta clarito.

Pero… ¿y si la cosa salía bien?

Al fin y al cabo, el pastel es de los que se la juegan, ¿no?

Yo tengo claro que no he venido a esta vida a quedarme pasivamente en el banquillo, mientras otros salen a sudar la camiseta al campo de juego.

Con los caballos del miedo más domesticados, tuve que sopesar, una a una, todas las variables de la ecuación: los elementos reales basados en los datos que había recopilado sobre mi vida en Madrid, sobre mi posible futuro alemán y sobre mi relación de pareja principalmente.

Me tocó analizar la información objetiva sobre mis estancias alemanas, y diseñar hipótesis futuras lo más realistas y coherentes posibles.

Y, aun así, había un margen de incertidumbre y apertura muy grande, era evidente. Tomar una decisión así implica dejar atrás asideros conocidos que funcionan y dar un salto de fe hacia lo incierto.

Cuidado con los pálpitos y el optimismo iluso a la hora de decidir

decisión emigrar

Lo que está claro es que no podemos tomar una decisión tan grande basándonos únicamente en pálpitos o en el optimismo iluso de lo que puede esconder la aventura.

El método 10-10-10 de Suzy Welch me ayudó mucho para combinar toda la racionalidad y la emocionalidad que implica una decisión así, contemplando las posibles consecuencias de cada alternativa (“Me quedo” vs “Me voy”) en los próximos 10 minutos, 10 meses y 10 años.

En la decisión deben participar emociones como ilusión, alegría o miedo, pero también deben primar los datos recopilados, los hechos objetivos, la información que tenemos… las variables que dependen de nosotros y podemos controlar, en definitiva. 

decisión emigrar

decisión emigrar

Toma la decisión por TI y empodérate

La falta de información genera incertidumbre y miedo y puede paralizar, incluso. Pero, cuando se trata de abrirse a la experiencia y de añadir cosas que sumen a nuestra vida, en los próximos 10 meses y 10 años, es necesario aplicar estrategias nuevas.

decisión emigrar

Será preciso atravesar la incomodidad, el vértigo, el sobresfuerzo que implica adaptarse, en los próximos minutos, días, meses o incluso primeros años, a una nueva realidad para poder expandir la vida e incorporar nuevas vivencias y herramientas a la mochila.

Podríamos decir que tomé la decisión de emigrar por amor y por un proyecto en pareja 👩‍❤‍👨… pero creo firmemente que estas decisiones nunca pueden tomarse por otra persona, para evitar posteriores reproches.

Me prometí no usar mi elección de emigrar por amor como arma arrojadiza con reproches del tipo: “Mira todo lo que dejé atrás… Lo hice todo por ti y ahora mira cómo estamos o cómo estoy”.

Ésta ha sido una de las pocas certezas que he tenido desde el principio, si decidía emigrar lo haría por mí y por nadie más. Se trataba de una apuesta personal en la que yo asumiría las ganancias y pérdidas, porque entendía que la aventura me compensaba.

Me prometí no usar nunca el argumento de la migración como arma arrojadiza en los momentos de tensión o crisis de pareja.

Aposté, principalmente, por MÍ y por las ventajas que esta aventura podría incorporar a mi vida. Así de claro.

guia decisiones

Como puedes imaginar, esta decisión añadió a todas las parcelas de mi vida una buena dosis de convulsión (laboral, económica, familiar, social, sentimental, etc.).

Aun así, debo dejar muy claro que tuve la gran suerte de poder elegir entre emigrar o no. No me vi forzada a abandonar mi hogar huyendo de ninguna situación política, económica o laboral terrible, como, lamentablemente, “hacen el petate” muchos otros expatriados y refugiados.

Podemos decir, incluso, que, a priori, mis condiciones migratorias eran las de una privilegiada.


¿Cómo preparar nuestro proceso migratorio?

¿Cuánto tiempo necesitamos para preparar la mudanza a un nuevo país?

Yo tuve aproximadamente seis meses para hacer las maletas y para gestionar los cierres y aperturas entre España y Alemania.

De hecho, cuando decidí, de manera honesta, que estaba preparada para irme a Alemania, todas las piezas se fueron alineando, poco a poco, para que pudiera hacerlo.

Eso sí, los meses previos a mi aventura alemana tuve que afrontar diferentes procesos de cierre y recoloque en Madrid.

Una vez has tomado la decisión, toca compartirla en voz alta y empezar los procesos de despedida laboral, familiar, social…

Y todo esto es mejor hacerlo todo a “mordisquitos”, en pequeños pasitos que forman parte de un proceso complicado de digestión y de “hasta luegos” para todas las personas implicadas.

La elección que yo aprendí sobre la toma de decisiones y la gestión de cambios fue clarita:

Nunca podrás contentar a todo el mundo con tus decisiones. Es inmaduro buscar la aprobación o validación para tus decisiones y cambios vitales más importantes.

Siempre habrá alguien que te critique, incluso, como en la fábula del padre, el niño y el burro… En este punto, se proyectarán los miedos, las dudas, los anhelos y las opiniones de cada persona sobre tu decisión y tu partida.

Es imposible satisfacer a todos en todo momento. Lo importante es tomar decisiones coherentes sin estar pendientes del que dirán.

Ahí me tocó mantenerme firme en mi elección, poner los límites precisos desde la asertividad y no dejarme contagiar por los miedos ajenos.

También aproveché ese tiempo de pre-mudanza para practicar el desapego de lo que no me servía, para regalar algunas cosas, empaquetar ropa de invierno, afectos y “amortiguadores de distancia, para estudiar alemán y para explorar un poco posibilidades laborales y económicas en mi nuevo destino: Baden-Baden.

Aun así, ¿fue suficiente preparación?

La realidad del nuevo país siempre sorprende y supera cualquier escenario mental.

Soy mujer de pocos arrepentimientos, pero creo que…

Muchas de nuestras decisiones y de nuestros cambios están poco informados.

Concretamente yo pequé de optimismo iluso porque las alas de la ilusión me llevaban un poco.

guía decisiones

 

Autocrítica en la toma de decisiones

¿Qué cambiaría de mi preparación de la mudanza?

Una de las lecciones que aprendí en la práctica fue que…

Antes de expatriarnos debemos tener la musculatura preparada para…

  • Superar las posibles dificultades psicológicas a las que nos podríamos enfrentar en el país de destino.
  • Prever cómo subsanarlas
  • Y para adoptar cuanto antes las medidas adecuadas de ayuda y asistencia.

Si pudiera retroceder en el tiempo con la información y los recursos que tengo hoy, habría comenzado a estudiar alemán intensivamente con más antelación para facilitar mi integración posterior, por ejemplo.

decisión emigrar

En cualquier caso, no hay botón para retroceder en el tiempo y la mejor forma de reconciliarnos con posibles errores de nuestro pasado es recordarnos que…

“Hacemos las cosas lo mejor que sabemos y podemos, con la información que tenemos en un momento concreto”.


Hasta aquí lo que se daba sobre la decisión de emigrar

¿Por qué me apetecía hablarte de todo esto de mi capítulo como “navegante emocional”?

decisión emigrar

Básicamente quería compartir contigo los mimbres que sustentaron mi decisión de emigrar a Alemania porque…

Creo firmemente que la respuesta a tu indecisión llega cuando estás preparado para afrontar el cambio.

Cuando te conectas con tus valores y tus prioridades, las alternativas se despejan y las puertas se abren, tarde o temprano.

decisión emigrar

Te invito a ir más allá de tus miedos, decidir qué quieres hacer con tu vida y observar, ya que las oportunidades acabarán llegando.

No es magia. Es psicología y es aplicar la pasión, la coherencia y el liderazgo personal como hilo conductor en tu vida.

Y tú, ¿te lanzas a decidir y sujetar el timón de tu vida?

De momento, todo esto era lo que quería contarte sobre la decisión de mudarme a Alemania.

Como ves, no podemos tomarnos a la ligera una decisión tan importante como es emigrar y cambiarnos de país, de costumbres, de colores, de sabores, de idioma y de gente.

Espero que estas claves para tomar una decisión, que condiciona todo nuestro ecosistema vital, te hayan servido de inspiración y poderío. 😉 

decisión emigrar pinterest

Seguiremos hablando un poco más sobre mi periplo germano. No te pierdas el contenido de mis próximos post y las claves para facilitar tu proceso de adaptación a un nuevo país como Alemania.

Tal vez hayas pasado por un proceso de elección similar, y te apetezca compartir los pasos y estrategias que te ayudaron en tu aventura vital. No dejes de hacerle llegar este post a cualquier amigo o ser querido en proceso de “navegación emocional”.

Si quieres darle el empujón definitivo a tu bienestar como expat., no te despegues de mi cuaderno bitácora.

¿Necesitas más bienestar en tu vida como expat. o «navegante emocional»? Decídete ya y reserva tu sesión estratégica gratuita

Y ya, por último, si estás en la cuerda floja y tampoco sabes si quedarte en tu terreta o emigrar a otro país, déjame darte un empujón extra en tu decisión. 

¿Quieres que te ayude personalmente a ganar en claridad y mejorar tu bienestar como expat.? ¡Decídete ya!

Es muy fácil… Reserva ya tu sesión estratégica gratuita para resolver tus grandes preguntas y tomar decisiones que mejoren tu vida AQUÍ

Reserva ya tu sesión estratégica gratuita

Espero que, a pesar de estos difíciles tiempos Covid tan inciertos, puedas regalarte decisiones, cambios y aventuras coherentes y satisfactorias que expandan tu alma y tu vida.

Volveré pronto con más y mejor contenido para decidircambiar y liderar la vida que deseas.

¡Un abrazo y hasta pronto!

Cris. Decideteycambia.

detalle-ola_cristina centeno

Descarga ya mi guía gratuita para conocer toda la hoja de ruta de mi método Ilusión -> Elección -> Acción.

Libro Cris

*Imagen principal de artistlike en Pixabay  

Soy Cristina Centeno, psicóloga y expatriada feliz. Te muestro claves de psicología y coaching que te ayudarán a soltar lastres, a zambullirte con humor y confianza en la incertidumbre, a liberarte de tus miedos y tu apatía, a tener más claridad, firmeza y autenticidad a la hora de decidir y cambiar y, sobre todo, a liderar la vida que realmente quieres y mereces.

Este sitio web usa cookies, tanto propias como de terceros para recopilar información estadística sobre la navegación y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias, generada a partir de tus pautas de navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest