Pareja y vacaciones de verano. Momento de pasarle la ITV a nuestra relación con claves de psicología positiva

Vacaciones de verano y pareja. ¿Un binomio de atracción final? 

Vacacionesssss, sí!!!

Arrancamos agosto y es momento de calores y de vacaciones en el hemisferio norte. Llega el periodo estival y para muchos es momento de ir a la playa, a la montaña, de escapar de la urbe y de disfrutar de nuestro remanso de guerreros, ya sea solos, con nuestra familia o con nuestra pareja… ¿Tienes todo listo para zarpar?

La mayoría de nosotros ya tenemos el bañador listo para meterlo en la maleta: ¡la prenda que menos ocupa y más alegría nos aporta por su asociación con días de sol y agua salada! 😉

¡Antes de arrancar tus merecidas vacaciones tengo unas preguntitas para que reflexiones sobre el combo vacaciones & pareja y para que le pases el termómetro también a tu relación!

  • ¿El verano es el infierno o el paraíso para las relaciones de pareja?
  •  ¿Por qué escuchamos sin cesar crónicas de divorcios, crisis, peleas con nuestra pareja durante las vacaciones? ¿Realmente el verano quema a las parejas?
  •  ¿Crees que es posible mejorar tu relación durante el verano?
  • ¿Te gustaría exprimir el periodo estival, de largos días de calor, vida en la calle, vacaciones, etc., para optimizar tu relación de pareja, y afrontar decisiones y cambios sentimentales con éxito?

Antes de cerrar la maleta, te propongo un mini-ejercicio: teclea las palabras verano, amor, relaciones, pareja y vacaciones en Google y comprobarás que, en las primeras entradas, casi todo apunta a artículos y post vinculados con crisis de pareja, rupturas, divorcios, fricciones, etc. Sigue “googleando” un poco más y verás, a continuación, algunos artículos relacionados con los amores y pasiones estivales, y las bajas probabilidades de que estos prosperen.

Todos estos mensajes apocalípticos nos pueden pinchar el globo de la viabilidad del amor y la pareja en verano. Apuntan a que vivimos en una sociedad negativa y pesimista por naturaleza, y que, tal vez, debamos prepararnos para vivir el peor escenario posible con nuestra pareja.

¿Habrá esperanza para evitar que nuestra relación de pareja se convierta en triste estadística durante las vacaciones?

En esta pequeña mesa camilla, debo confesarte que, cuando empecé a plantearme escribir una entrada sobre las estrategias de psicología positiva para gestionar decisiones y cambios estivales y para mejorar nuestra relación de pareja durante las vacaciones, rápidamente me asaltó la pregunta: ¿Cómo me tendría que haber equipado, en lo personal, para surfear mejor las crisis y marejadas veraniegas en mis relaciones de pareja?

¡Cuántos quebraderos de cabeza me habría ahorrado, de haber tenido los apoyos oportunos y una estrategia óptima al abordar este complejo arte de las decisiones y los cambios en las relaciones de pareja! En cualquier caso, nadie nos dijo que la travesía de las relaciones de pareja fuera fácil, fluida, estable, ¡sin oleaje cambiante ni contratiempos!

Afortunadamente, hoy en día disponemos de mucha información y muchos recursos de apoyo para mejorar nuestras relaciones con nuestros compañeros de viaje y con nosotros mismas. Para lograr el bienestar emocional y sentimental que merecemos, ¡tendremos que gestionar decisiones y cambios para pasar nuestra relación al siguiente nivel!

La experiencia y mi trayectoria personal, profesional y, sobre todo, sentimental, apuntan a que hoy dispongo de unos pilares más sólidos para mejorar día a día mi relación de pareja. Mi empoderamiento personal, la mejora de la autoestima, la optimización de mis decisiones y cambios y mi práctica diaria de la psicología positiva han sido ingredientes clave en el guiso de mi relación de pareja, tal y como la entiendo hoy.

Al hilo de lo anterior, no quiero perder la oportunidad de compartir contigo algunos indicadores de psicología positiva que debes contemplar para superar falsas expectativas al afrontar tus vacaciones de verano. Te regalo información útil y condensada de psicología positiva para pasarle la ITV a tu relación de pareja.

Pongámonos cómodos para pasarle la ITV a nuestra relación de pareja en el ecuador del año…

Como fan de las metáforas marítimas, querido marinero, te propongo que te tomes unos segundos para imaginar tu relación de pareja como si fuera un barco. Más allá de su estética, fíjate en el tamaño de tu embarcación, en la estabilidad de esta, en las aguas (más o menos tranquilas o turbulentas) sobre las que flota, en la situación del cielo que la rodea (de tormenta eléctrica, llovizna, sol reluciente, nubarrones, etc.), ¡y en la forma en la que remáis tu compañera/o y tú para no naufragar!

Vuelve a pensar en nuestra metáfora de las relaciones de pareja como barquitos sobre el océano. Existen tantos modelos de embarcaciones como personas.

En algunos equipos sentimentales descubrimos personas muy distintas que mantienen relaciones satisfactorias utilizando esas diferencias como las velas de un barco; de manera inteligente y compensada. Y también descubrimos parejas muy parecidas donde la falta de alguno de estos ingredientes genera agujeros en el suelo del barco; algo que nos obliga a achicar el agua sin parar. Aun teniendo personalidades similares, podríamos ver cómo nuestra barquita hace aguas, por falta de inteligencia, coherencia, creatividad y compensación en la navegación.

Y dicho todo esto, ¿cómo sería tu embarcación sentimental?

A grandes rasgos, podemos entender que la compatibilidad de pareja es lograr que nuestro barco flote y avance con de manera fluida y positiva, disfrutando del viaje, estando coordinados durante la travesía y manteniendo una dirección y unos objetivos comunes. ¿Hasta aquí estamos de acuerdo?

Entonces, ¿cómo pone a prueba el verano nuestra compatibilidad como pareja & equipo?

A lo largo del año, los dos miembros de la pareja empleamos la mayor parte de nuestro tiempo en nuestras ocupaciones: trabajos, estudios, actividades independientes… una rutina diaria en la que no pasamos mucho tiempo con nuestra pareja. Atrapados en nuestra “rueda de hámster”, no somos muy conscientes de las averías de nuestra embarcación de pareja y confiamos en que, por inercia, todo marcha bien y podremos seguir capeando temporales juntos.

Es evidente que todas las parejas vivimos periodos de crisis, malos momentos y tropiezos; dependiendo de cómo evolucionen nuestros procesos, podremos o no recuperar la sintonía y crecer juntos.

Ahora visualiza los siguientes momentos, que bien podrían escenas extraídas del casposillo programa de “Matrimoniadas”:

Día 1: “Cariño, ¡qué bien, por fin disfrutaremos juntitos unas vacaciones!”. Día 2: “Ay, cielo, déjame en paz que no quiero comer paella con tus padres”. Día 3: “Mira, cariño, tengamos las vacaciones en paz”. Día 15: “Ya no aguanto ni un minuto más. El próximo año te vas de vacaciones con tu madre”.

Las vacaciones de verano son para muchas parejas una nueva luna de miel, pero muchas veces ésta se nos queda en los labios. No todas las relaciones son tan robustas y sanas como para pasar pegaditos las 24 horas del día.

Muchas parejas pecan de optimismo iluso y piensan que van a disfrutar días perfectos de gran felicidad y armonía. Transcurridos los primeros días de las vacaciones, descubren que no saben qué hacer con su pareja y se desilusionan. ¿Por qué sucede nos ocurre esto, si estábamos mordiéndonos las uñas de ilusión ante la llegada del verano?

Es una realidad ya muy conocida, y una triste estadística: El 28% de las rupturas en España se producen al volver de vacaciones (según datos de septiembre de 2013, del Instituto Nacional de Estadística).

La convivencia “full- time” durante las vacas supone un parámetro bastante preciso de lo bien o mal que marcha nuestro vínculo.

Es cierto, el exceso de tiempo juntos, las altas expectativas que vertemos en unas vacaciones planificadas y anheladas durante tiempo, los problemas sexuales, no coincidir en los planes y un contexto veraniego de fiesta y relax que facilitaría posibles infidelidades, podría llevarnos directitas a una espiral creciente de conflictos sentimentales en esta época.

En cualquier caso, ya te adelanto que tener conflictos durante los días más esperados del año es algo muy habitual y no tiene por qué ser un indicador de crisis de pareja. Y detrás de cada conflicto, puede esconderse tu mejor oportunidad para gestionar decisiones y cambios importantes en tu relación.

El golpe de realidad estival desencadena muchas veces apatía, mal humor y pequeños conflictos que, con el paso de los días, si no los abordamos puede generar un problema en nuestra relación de pareja. Es más, la técnica del avestruz no te ayudará en este caso: Esconder la cabeza frente a los problemas de pareja esperando que mejoren por sí solos, o que nuestro compañero/a encuentre la solución feliz, es algo tan infantil como ineficaz.

Yo creo que hay esperanza en la deriva y estoy convencida de que tu relación de pareja es única y que hay tantos posibles escenarios de convivencia estival como personas con las que podemos relacionarnos. De nosotras, y de nuestras actitudes, elecciones y cambios dependerá el éxito en nuestra travesía veraniega.

En este punto es donde la psicología positiva puede ayudarnos. ¡No dejes que los pedruscos estivales arruinen tu relación de pareja! Pásale la ITV a tu relación en verano y equípate para mejorar el vínculo con tu pareja con claves de psicología positiva.

* Imagen de Pexels en Pixabay 

¿Preparado para cerrar tu maleta y fortalecer tu pareja durante las vacaciones?

En este punto, tengo una preguntita para tu reflexión…

¿Consideras que tu pareja y tú formáis un buen equipo de navegación al remar por océanos de tempestad, mar picada, corrientes circulares o bien de calma chicha y tranquilidad absoluta como laguitos?

  • ¿Te preguntas, en este momento, si debes seguir apostando por tu relación o si, tal vez, debes darte por vencido/a?

Si este verano sientes que estás en la cuerda floja con tu pareja, tal vez puedes pasarte por la embarcación de Rosa María Alarcón y echarle un vistazo al mensaje embotellado que dejé para ti allí. En este post te muestro claves aplicadas del método 10-10-10, formulado por Suzy Welch para que puedas ganar en claridad. Este método para tomar decisiones nos plantea un debate muy interesante sobre cuándo y cómo debemos seguir apostando o cuándo/cómo es mejor darse por vencido en una relación. Pásate por la embarcación de Rosa para tener el mapa completo sobre este tema.

*Imagen de Gerd Altmann en Pixabay 

La pausa veraniega es la oportunidad para recopilar más datos sobre tu relación en verano y para afrontar, a continuación, nuevas decisiones y cambios para lograr más bienestar. Eso sí, recuerda que los rigores del calor pueden “derretir ligeramente tus neuronas” y comprometer tu capacidad para decidir y cambiar. Se ha comprobado que ante una decisión importante, atravesar una ola de calor hace que seamos reacios a cambios importantes. ¡No pierdas esta realidad de vista!

Para que la toma de decisiones y la gestión de cambios dentro de tu pareja sea un proceso exitoso debe existir un compromiso: el de trabajar como un equipo para alcanzar objetivos comunes. Será importante, así mismo, seleccionar los datos, las condiciones, el momento más oportuno para articular nuestra decisión y nuestro cambio.

En cualquier caso, sabemos que tener buenas intenciones durante el verano (y durante el resto del año) es necesario, pero no suficiente para gestionar decisiones y cambios que mejoren tu relación de pareja. No te engañes, ninguna pareja se mantiene sola y navega con fluidez eternamente. El mito de pareja perfecta en completa y constante armonía no existe. Volcar todas nuestras expectativas sobre una pareja es irreal, narcisista, inmaduro, inviable y motivo de millones de frustraciones. Nadie puede darte el amor y la atención que tú no te estás brindando.

Y tu pareja no puede dártelo TODO. Si quieres obtener resultados diferentes, tendrás que probar estrategias distintas. ¡Si quieres fortalecer tu relación de pareja en verano o superar una crisis pasajera, será mejor que te equipes bien con conocimientos y herramientas para que lleguéis juntos a la mejor isla posible!

En los próximos días compartiré contigo una lista de puntos de psicología positiva que debes contemplar para mejorar tu relación de pareja en verano: Un botiquín de primeros auxilios sentimentales preparado con todo el cariño. Te regalaré información útil y condensada de psicología positiva para reflotar tu apuesta sentimental y tu bienestar sin naufragar durante la travesía.

¡Cuéntanos en los comentarios cómo afrontas tú la convivencia estival! Sin nada más que añadir, ¡te animo a que te decidas y le des el empujón definitivo a tu relación de pareja para poder arribar a la paradisíaca isla que tienes en la cabeza!

¡Comparte y ayuda a otros navegantes emocionales como tú!

¡Un fuerte abrazo, feliz verano y mejores vacaciones (si estás en el hemisferio norte)!

Cris.

*  Imagen de Junnifer Baya en Pixabay   

Descarga ya mi guía gratuita para conocer toda la hoja de ruta de mi método Ilusión -> Elección -> Acción!

Libro Cris

Una vez más, gracias por acompañarme en esta navegación.

Un abrazo,

Cris.

* Imagen  principal de StockSnap en Pixabay    

Soy Cristina Centeno y te muestro claves de psicología y coaching que te ayudarán a soltar lastres, a zambullirte con humor y confianza en la incertidumbre, a liberarte de tus miedos, a tener más claridad, firmeza y autenticidad a la hora de decidir y cambiar y, sobre todo, a liderar la vida que realmente quieres y mereces.

Deja un comentario

Este sitio web usa cookies, tanto propias como de terceros para recopilar información estadística sobre la navegación y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias, generada a partir de tus pautas de navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest