¡3, 2, 1… Zarpamossss! Aprende tres sencillas fases que mejorarán tus decisiones y cambios

Pafrafraseando a Erich Fromm, «todas las decisiones que tomamos y todos los cambios que afrontamos nos transforman en lo que somos, constituyen la vida que elegimos y, de esa forma, somos lo que pensamos, lo que elegimos pensar y lo que elegimos hacer”. 

Si vivir implica tomar decisiones (tomamos una media de 35.000 diarias o de hasta 50.000 decisiones, en el caso de los controladores aéreos!), gestionar constantes cambios y afrontar las consecuencias con mano firme, ¿por qué, en esta sociedad moderna del bienestar, en la que hay tantas posibilidades de elección y de reinvención, cada día veo, en mi consulta y en mi entorno directo, una epidemia creciente de personas indecisas, paralizadas, insatisfechas, frustradas, bloqueadas y desorientadas?

El psicólogo Barry Schwartz, a través de su libro “The paradox of choice: Why More Is Less” y de su inspiradora charla TED, nos contestaría que, en gran medida, esto ocurre porque estamos atrapados en la “paradoja de elegir y cambiar”, un principio central de nuestras supuestas “sociedades avanzadas”.

Esta paradoja de la elección y el cambio nos atrapa y confunde en un océano de posibilidades. En tu caso, hay decisiones y cambios en tu vida que te roban el sueño, el apetito y la energía. De hecho, llevas tiempo pensando no llevas la vida que te gustaría, que no llevas el timón con claridad y confianza y que no eres el protagonista de tu travesía. Es más, sabes que desear un cambio y no tomar decisiones para lograrlo, es un “estado pasivo” que te bloquea y te desgasta.

Notas que das palos de ciego, mientras te vas desconectando de la ilusión y del entusiasmo para arrancar tus días, para concretar tus planes, para perseverar y no rendirte ante el menor contratiempo.

De hecho, a veces te paraliza el miedo a naufragar en un océano de opciones, de cambios y de resultados inciertos, así que te limitas a posponer hasta el infinito decisiones y cambios, analizando y sobrepensando todo hasta quedar completamente agotado por tanta “diarrea mental”.

Lo sé, te preocupa tu desorientación y tu bloqueo ante elecciones y novedades aparentemente sencillas de manejar. Mientras ves que otras personas lideran sus vidas con poderío, toman decisiones eficaces, atraviesan miedos con paso firme, afrontan cambios con confianza y logran sus objetivos con facilidad, tú cada día estás más “atorado” o perdido, y te sientes incapaz de cambiar nada, dejando como las olas y las tempestades te manejan a su antojo como si fueras una marioneta.

Quizás piensas que decidir y cambiar es muy complicado, que lo mejor, para evitar frustraciones, fracasos o rechazos es que la vida o la gente de tu entorno decida y ejecute por ti. Sin embargo, en el fondo sabes que esa película mental no aligera tu malestar y que te gustaría ganar en confianza, en claridad, en convicción, en autoestima y felicidad, en las distintas parcelas de tu vida (trabajo, estudios, pareja, amigos, familia, economía y salud).

Como miembro de esta tripulación, te recuerdo que ya es hora de recuperar el timón y de asumir decisiones y cambios con éxito.

timon-ilusion-eleccion-accion

*Depositphotos

Puede que tus pensamientos, tus emociones, tus acciones y tus relaciones no sean las más eficaces para lograr tus objetivos. Puede que no seas consciente de algunos de tus principales pedruscos para decidir y cambiar. ¡Estás de enhorabuena! Estás en el sitio adecuado y te invito a que te pongas cómodo, que te tomes tu tiempo para abrir tu mente y tomar consciencia de tus principales fortalezas y áreas de mejora en las procesos de decisión y cambio.

Siempre hay esperanza en la deriva, así que déjame mostrarte tres claves de mi proceso Ilusión -> Elección -> Acción que pueden ayudarte mucho!


Considero, por mi experiencia personal y por las principales dificultades, inquietudes y miedos que he encontrado, tanto en mi propia navegación, como en el trato con mis pacientes y clientes, a lo largo de mi práctica profesional, que la toma de decisiones y la gestión de cambios son dos procesos psicológicos fundamentales que nos acompañan a lo largo de toda nuestra vida. Decidir y cambiar son dos de los procesos más difíciles a los que nos enfrentamos como seres humanos: son dos procesos que siempre me han retado, inquietado y fascinado a partes iguales. Considero, que el aprendizaje y entrenamiento en decisiones y cambios es garantía de mayor bienestar, fortaleza y equilibrio emocional.

Si entendemos que la toma de decisiones implica encontrar una conducta adecuada para una situación en la que hay una serie de sucesos inciertos, todos los días tienes que elegir entre todo tipo de sucesos y variables. Tomas unas 35.000 decisiones diarias aunque no seas consciente de ello. La gran mayoría de ellas (en concreto, el 99,74%) las realizas de forma inconsciente, sin que tengas una percepción real de que has dedicado esfuerzo a realizar una determinada acción, ya que tu cerebro toma las decisiones en “piloto automático” en función de todo tu historial. ¿Y por qué lo haces? Para evitar volverte locuelo. El piloto automático es necesario para pequeñas acciones mecánicas (como conducir, lavarnos los dientes, escribir…), pero No para todas las decisiones.

  • ¿Alguna vez te has preguntado qué hubiera pasado en tu vida si en lugar de haber hecho X hubieras hecho Y?
  • ¿Te has arrepentido de no haber tomado la decisión contraria?
  • ¿Te has sentido agradecido y aliviado por haber tomado la decisión correcta y haberte librado de algo peor?

Cada día tomas pequeñas decisiones y afrontas cambios insignificantes que aparentemente no te afectan nada: ¿doy un paso justo al frente, o giro un grado a la derecha? En este momento no aprecias la diferencia, pero si trazases una línea vertical que continuase en la misma dirección de tus pasos, poco a poco las líneas se irían separando. Y en un tiempo, la línea del paso al frente estaría a kilómetros de distancia de la del grado a la derecha. Por tanto, esa pequeña decisión y ese cambio de trayectoria pueden determinar que llegues a Londres o a Berlín. ¿Pero qué pasaría si en lugar de girar un grado, dieses un giro de 90º? En ese caso, en lugar de llegar a Londres, llegarías a Túnez. Y eso sí que es una diferencia enorme. ¿Es mejor o peor un destino que otro? Probablemente no. Todo depende de lo que tú quieres y del estilo de vida que te hace feliz.

Ya que tienes que decidir continuamente (sobre tu pareja, tu trabajo, tu hogar, tu carrera, tu marca de cereales, la ropa que te pones para una cita importante, tu próximo movimiento en una partida de ajedrez, tu destino de vacaciones, tu entorno, etc.) y afrontar constantes e inevitables cambios, novedades y adaptaciones en tu vida (personal y laboral), hazlo con la mejor disposición, equipación y estrategia posibles, ¿no te parece?

Las decisiones que tomas y los cambios que afrontas son la causa directa de tu felicidad o infelicidad, así de simple. Pero la mayor causante de infelicidad es la ausencia de decisiones y cambios coherentes en tu vida. No hay nada que genere mayor sufrimiento que la duda, porque la duda te mantiene estancado. Si te estancas, no avanzas. Si no avanzas, dejas de crecer. Y si dejas de crecer, comienzas a morir. Es por ello que, si no quieres sufrir, es mejor que comiences a tomar decisiones y a afrontar cambios.

Tomar decisiones y cambiar es, por tanto, una necesidad, una obligación y una responsabilidad contigo mismo y con tu entorno. Tu bienestar, tu trabajo, tus relaciones con los demás dependen de las decisiones que tomas y de los cambios que afrontas. De ahí su importancia, ya que, en último término, cada persona es lo que decide ser. De hecho, las personas que toman buenas decisiones y que afrontan cambios con eficacia normalmente llevan vidas más exitosas y satisfactorias. Y si quieres ser feliz, sólo tienes que asegurarte de tomar buenas decisiones y afrontar cambios coherentes.

A pesar de ello, muchas veces dejamos en manos del azar la capacidad de decidir y cambiar, otras repetimos ciertos patrones que nos han dado buenos resultados y, en ocasiones, nos dejamos guiar únicamente por nuestra intuición. Es más, la mayoría de las personas toman decisiones y afrontan cambios cuando no les queda otro remedio: con las crisis, los traumas, las enfermedades, las traiciones, los diagnósticos, las pérdidas, etc. Demasiadas veces esperamos hasta que llegamos a sentirnos francamente tan mal, para tomar consciencia de la necesidad de decidir y cambiar.

Ahora yo te pregunto ¿por qué esperar a que te suceda algo así para decidir y cambiar? Yo te animo a que seas proactivo y aprendas a gestionar decisiones y cambios con eficacia. Al igual que todas las disciplinas mentales, afrontar decisiones y cambios inteligentes requiere seguir ciertas claves y principios.

Importancia decisiones y cambios

*Imagen de Arek Socha en Pixabay 

¿Y cómo puedes tomar buenas decisiones y gestionar cambios con coherencia y eficacia? Muy fácil, siguiendo la secuencia Ilusión -> Elección -> Acción.


Clave 1 – Ilusión

El primer ingrediente de mi receta de decisión y cambio es la ilusión en todas sus formas: el entusiasmo, la motivación, la pasión o la capacidad de elegir tu mejor actitud, al margen de las circunstancias. La pasión es la energía de la acción, el combustible de tus músculos, el fuego sagrado de tus conductas. Sin la pasión, seguirás siendo el espectador impávido de tu existencia.

Conéctate con la ilusión, define a dónde quieres llegar y enfócate en algunas metas principales. CINCO es un buen número. Reducir tus prioridades te permite planear y manejar, de la mejor manera, decisiones y cambios.

Clarifica y mantén a la vista, por tanto, tus valores, tus razones, «tu por qué o «tu para qué» y conéctate con la ILUSIÓN. Éste es tu motor, lo que te motivará durante el camino y lo que te permitirá defender y mantenerte firme en tu elección y en tu cambio.

Reconoce, por tanto, la situación problema o la dificultad inicial y aclara qué deseas conseguir exactamente con esta situación.

*Imagen de Silvio Zimmermann en Pixabay 


Clave 2 – Elección

Ya hemos aclarado nuestros valores, objetivos y propósitos, y nos hemos conectado con la ilusión, así es que es momento de afrontar la segunda parte del proceso. Te animo a que sigas los siguientes pasos:

  1. Recopila todos los datos necesarios para diagnosticar y definir la situación que te demanda una decisión

Busca un lugar tranquilo y tómate tu tiempo para analizar objetivamente las causas y las consecuencias de tu situación problema y evalúa su importancia. Haz un diagnóstico de tu escenario actual con la claridad (mental y emocional) de lo que quieres conseguir.

  1. Genera alternativas.

Ahora da rienda suelta a tu imaginación y escribe la mayor cantidad y diversidad de alternativas de respuesta para aumentar la probabilidad de encontrar la más adecuada. La regla de oro del brainstorming o lluvia de ideas es aplazar toda crítica de las distintas alternativas hasta la siguiente etapa.

  1. Toma la decisión que tenga asociado el mayor número de ganancias y el menor número de pérdidas, a medio y largo plazo.

Evalúa ahora las diferentes alternativas considerando sus pros y sus contras para ir descartándolas  poco a poco y así quedarte con la que te parezca mejor.

Éste es el momento ideal para usar el método 10-10-10, una estrategia básica de autoconocimiento, inspirada en el trabajo de Suzy Welch que contempla las consecuencias de cada una de tus alternativas para ampliar la perspectiva y considerar más variables.

Te aseguro que cuando tienes en cuenta el resultado a largo plazo (dentro de 10 meses y 10 años), comienzas a tomar BUENAS decisiones. Quizás en este momento no te apetece hacer ejercicio, comer sano, tomar tus vitaminas, etc., pero si en 5 años quieres verte con buena salud y sentirte cómodo mirándote al espejo, tomarás la decisión de levantar el culo del sofá y de hacer todo lo que haga falta para conseguirlo. Esto significa que, tal vez, tengas que posponer un poco tus deseos y proyectarte a largo plazo.

Lo bueno de pensar a largo plazo, es que comienzas a disfrutar y valorar aquellas actividades que, sin un motivo mayor, serían tediosas. Cuanto más grande y motivadora sea tu visión a largo plazo, mayor será el disfrute.

Fases de la elección

*Imagen de Jonny Lindner en Pixabay 


  • Clave 3 – Acción

Ten claro que decidir saltar no es saltar. Encontrar la salida no es salir. Planear tampoco es hacer. Para modificar una realidad, sea interna o externa, necesitas conocer todos los ingredientes que hemos mencionado y, muy especialmente, necesitas pasar a la acción.

Ya lo dice nuestro refranero, «intención sin acción es pura ilusión», así que no te quedes a la mitad del camino. Tras seguir estos pasos, recuerda que lo más importante ahora es seguir adelante con tu decisión.

Cuando ya has tomado una decisión es hora de actuar. Ésta es la única manera de comprobar si funciona o si tienes que modificarla. Necesitas aplicar tu total compromiso y voluntad para llevarla a cabo y darle seguimiento continuo. También deberás contemplar a las personas que estarán involucradas en tu decisión y tu cambio, y pensar de qué maneras podrían beneficiarse.

Aplica, con coherencia, la alternativa elegida y comprueba si los resultados coinciden con los que te habías planteado. Introduce, si es preciso, los cambios pertinentes.

Salta y cambia

*Imagen de Melissa Angela Flor en Pixabay 

Como puedes ver, mi método Ilusión-> Elección-> Acción es muy de sentido común, pero, al igual que el resto de cosas que también lo son, necesitamos un recordatorio para encontrar el camino de regreso hacia el bienestar y el liderazgo personal cuando nos falta nos hace.


  • Reflexiones finales…

No puedes dejar de decidir y cambiar, aunque no hayas afrontado buenas decisiones y cambios en el pasado, aunque te mueras de miedo, aunque te preocupe fracasar, aunque no tengas todas las opciones bien atadas, etc.

Excusas para no pasar a la acción y para quedarnos calentitos debajo de la manta viendo la vida pasar, tenemos todos, pero el principal reto es tuyo. Deberás ser tú mismo el que te acerques a tus propias respuestas y soluciones de toma de decisiones y de gestión del cambio, en función de tus propias circunstancias, necesidades y fortalezas.

En este post te he mostrado las claves de mi método Ilusión-> Elección-> Acción:

  • Clave 1. ILUSIÓN. Conéctate con el entusiasmo y clarifica tus objetivos y valores.
  • Clave 2. ELECCIÓN. Recopila datos, genera alternativas y toma una decisión que te reporte el mayor número de ganancias y el menor número de pérdidas, a medio y largo plazo.
  • Clave 3. ACCIÓN. Aplica la alternativa elegida y aterriza tu elección, evaluando o recalibrando los resultados.

Metodo Cris. Ilusión - elección - acción

Recuerda… Tal y como nos recuerda Mario Alonso Puig, médico y coach:

“No sucede nada en nuestra vida si no decidimos que suceda. Las decisiones nos construyen o nos destruyen”. O en otras palabras, la vida no se mueve si no la empujas tú, así que si no te gusta dónde estás, ¡muévete!

¿Y a ti qué te funciona? Me encantará conocer tus claves al afrontar decisiones y cambios eficaces.

Compartir es vivir! Te animo, por tanto, a que compartas este artículo, si conoces a alguien a quien le pueda ayudar o porque simplemente te ha gustado.

Te invito también a que te unas a mi embarcación para no perderte muchas más claves aplicadas que pueden ayudarte a gestionar decisiones y cambios especialmente difíciles.

Descarga ya mi guía gratuita para conocer toda la hoja de ruta de mi método Ilusión -> Elección -> Acción!

Libro Cris

Gracias por estar ahí y leerme.

Un abrazo,

Cris.

* Foto principal de PIRO4D en Pixabay 

Soy Cristina Centeno y te muestro claves de psicología y coaching que te ayudarán a soltar lastres, a zambullirte con humor y confianza en la incertidumbre, a liberarte de tus miedos, a tener más claridad, firmeza y autenticidad a la hora de decidir y cambiar y, sobre todo, a liderar la vida que realmente quieres y mereces.

Deja un comentario

Este sitio web usa cookies, tanto propias como de terceros para recopilar información estadística sobre la navegación y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias, generada a partir de tus pautas de navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest