fbpx

Claves para superar tu indecisión y aceptar tus errores

¿Necesitas un antídoto para superar tu indecisión? Aprende a manejar los errores y malos resultados de tus elecciones

La indecisión y esa parálisis por análisis me arrastran por completo. Me gustaría cometer menos errores al elegir.

Me paraliza tomar cualquier decisión en mi vida. Incluso a la hora de planificar algo ilusionante como un destino de vacaciones, yo me paralizo por el miedo a que algo salga mal, si me equivoco.

Ainsss… Siempre hay tantas y tantas alternativas para elegir.  Muy pocas veces el resultado de mis decisiones coincide con lo que yo esperaba o planeaba. 

“Isabel”, Barcelona, 37 años..

Déjame apoyarme en el relato de mi paciente “Isabel” para recordarte el impacto que tienen los resultados de nuestras decisiones (o indecisiones) en nuestra vida.


¿Te bloqueas al decidir y te da miedo equivocarte?

Porque lo sabemos de sobra…

En nuestra vida “casi” todo son decisiones (y bastantes errores).

Si tú no tomas esas decisiones, la vida y otras personas (con mejor o peor tino e intención) afrontarán esas elecciones por ti.

guia decisiones

  • Si llevas una vida media estándar en Occidente te pasarás, aproximadamente, unos 6 meses sentada en tu inodoro
  • Verás la tele o Youtube unos 12 años (tal vez incluyendo las redes, ese tiempo sea mayor).
  • Y también pasarás una tercera parte de tu tiempo durmiendo (las marmotillas como yo, un poco más).

¿Qué harás con el tiempo que te queda?

  • Pues probablemente invertirás gran parte de tu tiempo, unos 3 años y medio a comer sin levantarte de la mesa…

Yo que tú dedicaría este tiempo a nutrirme bien y no a comer sin coherencia ni consciencia y alguna, porque hay decisiones de autocuidado que alargan nuestra vida, vaya. 

También, en tu pastel cronológico, nos falta hablar de una parcela vital muy importante, claro.

  • Trabajarás unos 8 años de tu vida total.

Este dato también nos da una pista de lo crucial que es pasar esos 8 años amargadas, en la queja y sintiéndonos víctimas de una actividad sin sentido, o viendo cómo podemos fluir con el contenido de nuestro proyecto profesional (ya sea por cuenta propia o ajena).

Pero si seguimos cronometrando actividades, déjame recordarte que…

  • Tu corazón (sin tu control consciente) te latirá 3.000 millones de veces… Esta realidad, debería permitirte escoger buenos motivos para relacionarte con los demás y enamorarte de “personas medicina”, por ejemplo.
  • También caminarás (o trotarás), de media, 22.000 km. ¿Qué dice de tus pasos tu App de Google Fit, por ejemplo? De ti dependerá, por tanto, hacia dónde y con quién encaminarás todos esos pasos o trotes.

  • Y por si fuera poco, dependiendo de tus necesidades comunicativas, unos 12 años te los pasarás charlando, arreglando el mundo y hablando de lo humano y lo divino. Dicho lo cual, yo intentaría escoger muy bien con quién compartes charlas nutritivas.

¿Y cuánto tiempo crees que pasamos viajando?

  • En el mejor de los casos, viajar, en términos cuantitativos, no implica una fracción tan significativa de todo nuestro tiempo vital. En cualquier caso, escoger nuestros destinos también es un tema importante.

Ahora en tiempos de pandemia, varias de nuestras grandes fuentes de gratificación se han visto claramente afectadas: actividades socioculturales con nuestra “gente diamante”, viajes, talleres y formaciones, etc.

Demasiadas personas, invadidas por el ansia viva de ver y hacer lo máximo posible en los tiempos disponibles, se entregan, por ejemplo, a viajes espídicos, en los que llegamos a toda velocidad a un sitio, sacamos la fotico de rigor, compramos el recuerdito, y de camino al siguiente enclave o actividad (que vivir o que compartir en redes).

En cualquier caso…

Si algo nos ha enseñado la pandemia Covid es que vivir más deprisa no significa necesariamente vivir mejor.


Una buena vida se caracteriza por las buenas elecciones, no por la acumulación de las mismas.

Y es evidente que debes escoger tus viajes, tal y como eliges tus amores, tu hogar, tu carrera y a tus amigos.

Eso sí, deberías entregarte a tus elecciones con la tranquilidad de la persona que no teme la fugacidad de la vida: porque sabemos que aquí y ahora, en este preciso lugar y momento en el que tenemos la mente donde tenemos el cuerpo, estamos re-bien.

¡Y chimpún!

Vivir implica elegir y elegir implica renunciar (y cometer algunos errores, por el camino)

Ahora ya sabemos que vivir implica decidir: vivir supone tomar muchas elecciones, de hecho.

Y la segunda premisa de la ecuación es que tus elecciones (casi) siempre llevan asociado algún peaje o alguna renuncia.

 


Si eliges, prepárate para cometer errores

La lógica de los “terraplanistas” te ayuda a entender los errores de tus decisiones ➡ 

Debes entender que lo que está detrás de muchos de nuestros errores a la hora de tomar decisiones es un funcionamiento cerebral algo defectuoso o “taradito”.

Pero déjame que sea mi colega el psicólogo Ramón Nogueras, junto al físico Javier Santaolalla, los que te hablen de los sesgos y los heurísticos en tus decisiones:

Siguiendo el planteamiento de Nogueras, los sesgos y los heurísticos son esas taritas que acompañan el procesamiento que hacemos de la información.

Sesgos y heurísticos son maneras que tenemos de entender y de darle un sentido a nuestro mundo.

Nuestros heurísticos son atajos: son reglas rápidas que, en muchas ocasiones, te permiten tomar decisiones correctas.

A menudo estos heurísticos te permite ahorrar tiempo y esfuerzo al tomar decisiones que, si tuvieras que parar a pensarlas, podrían costarte muchísimo más. Podrían ser peligrosas incluso para tu vida.

En el pasado poder tomar decisiones rápidamente y tomar decisiones acertadas posiblemente nos fue de mucha utilidad.

Eso sí, todas y todos tomamos decisiones que son todo menos racionales.

Nos creemos muy racionales (bueno, los “negacionistas” y “terraplanistas” tal vez no tanto), pero NO SOMOS NI TAN RACIONALES NI TAN OBJETIVOS.

Muchas veces, solemos guiarnos por la intuición y tomamos decisiones con información incompleta sesgada y muy fluida por nuestros prejuicios y nuestras creencias previas.

Ahora que ya te he dado un toque de realidad sobre tu funcionamiento cerebral, déjame decirte que seguir un proceso correcto más o menos racional de toma de decisiones tampoco te asegura resultados perfectos y felices. 

Cuando tomas bien tus decisiones decisiones, pero obtienes malos resultados…

La mala noticia es que, seguir un proceso de toma de decisiones implecable, no siempre te garantiza un resultado final satisfactorio.

Podemos transitar cada etapa del proceso: Hipótesis – Recogida de información – Análisis de la información – Definición y valoración del problema – Creación y análisis de alternativas – Elección final. Chimpún.

…Y después, sorpresa: Golpe de realidad con un resultado que no nos satisface del todo. 🙄 

En cualquier caso, la posibilidad de equivocarnos o llegar a un resultado poco satisfactorio no debería ser justificación para permanecer ancladas en la indecisión. Los errores también forman parte del aprendizaje y de la fiesta de la vida.


¿Por qué no siempre llegas a una conclusión feliz al decidir?

Te recuerdo que decidir bien no siempre implica que las consecuencias inmediatas sean agradables.

Sólo TÚ tienes todas las pistas para responder con honestidad al interrogante brújula para tus decisiones coherentes: 🧠

¿Cuál es la opción que me ayuda a tomar mayor control sobre mi propia vida (en los próximos 10 días – 10 meses y 10 años)?

Muchas de mis pacientes “en la cuerda floja” se sorprenden 👀 del resultado final, ya que este proceso de toma de decisiones hace aflorar nuestros miedos, o aquellos deseos que no eran muy claros al principio.

La mala noticia es que solemos cometer errores y que no siempre llegamos a una conclusión feliz al final del proceso, porque…

errores decisiones 1

  • Todas nuestras decisiones también implican alguna renuncia o alguna pérdida.

  • Por cada decisión tomada, zanjaremos etapas y/o relaciones con personas.

  • En demasiadas ocasiones priorizamos una visión cortoplacista y el placer más inmediato.

  • Evitamos asumir riesgos e incomodidades que podrían llevarnos a un puerto más satisfactorio a medio y largo plazo.

¡Mucho cuidado, por tanto, con la visión cortoplacista al decidir! ¡Debemos contemplar esos lógicos errores en el proceso!


¿Y si la cosa no funciona al decidir?

Si la cosa no funciona cuando recogemos el resultado de nuestra elección, nos toca hacer algo diferente y minimizar los posibles “errores” por el camino.

Nos toca recalibrar la brújula de nuestros valores y objetivos de partida. Repasar todo el proceso, volver a aplicar la técnica 10-10-10 a las alternativas de solución y chutar la bola con confianza, siendo conscientes de que no podemos controlar los resultados de nuestras decisiones al 100%, y que los errores son (casi, casi) inevitables. 

Nos va a tocar abrazar una dosis de caos, incertidumbre, caos y falibilidad, ¡porque la vida mancha, amiga mía! 😉

Seguiremos hablando mucho y bien de claves para la toma de decisiones.

De momento, si necesitas un empujón extra para afrontar alguna decisión difícil e importante en tu vida, no dejes de reservar tu sesión estratégica gratuita conmigo.

autocuidado


¿Necesitas unas claves extra para darle un empujón a tus decisiones? 

Decídete ya y reserva tu sesión estratégica gratuita 

¿Quieres que te ayude personalmente a construir un plan de acción alineado con una vida plena, feliz y con propósito? ¡Decídete ya y cambia para mejorar tus decisiones y tu vida!

Creo firmemente que un psicólogo online puede ayudarte a mejorar la forma en la que manejas tus elecciones vitales y tus cambios.

Si quieres que te tienda un puente extra de bienestar y poderío psicológico (estés donde estés), es muy fácil… 

Reserva ya tu sesión estratégica gratuita

¡Un abrazo y hasta pronto!

Cris. Decideteycambia.

 

detalle-ola_cristina centeno

Soy Cristina Centeno, psicóloga y expatriada feliz. Te muestro claves de psicología y coaching que te ayudarán a soltar lastres, a zambullirte con humor y confianza en la incertidumbre, a liberarte de tus miedos y tu apatía, a tener más claridad, firmeza y autenticidad a la hora de decidir y cambiar y, sobre todo, a liderar la vida que realmente quieres y mereces.

 

Pin It on Pinterest