fbpx

“No me siento bien como expat. en mi nuevo país”

“Ser expat. duele y no me siento bien en mi nuevo país. Necesito claves o estrategias para sentirme mejor en mi día a día”. (Claudia, Baden-Baden, 42 años).

¿Te resuenan las palabras de mi paciente Claudia? ¿Tú también quieres surfear con éxito los retos de tu nuevo país de origen?

Ya te he hablado de mi experiencia como expat. en Baden-Baden. Hemos esbozado también algunos ingredientes que facilitarán tu integración en tu nuevo país. Hoy veamos juntos las claves de bienestar para que ser expat. deje de doler. 


Mini-botiquín psicológico para el “navegante emocional”

bien expat

¿Quieres tener más bienestar como expat.? Veamos juntos las caves para que tu travesía en tu nuevo país sea más fluida y agradable.

Si ya vives en el extranjero o te estás planteando vivir esta aventura, te presento, en forma de mini-botiquín, las claves para mejorar tu robustez y bienestar psicológico como expat.

Clave 1 de bienestar para expats. Cierra etapa de forma consciente y atraviesa tu duelo con valentía e inteligencia emocional.

En contra de lo que podríamos pensar, la vida del expatriado está plagada de duelos (una respuesta emocional normal de pérdida) por nuestra familia, amigos, hábitos, costumbres, etc.

Es momento, por tanto, de recolocar, en nuestra mochila emocional de expatriados, la despedida y el peaje que pagamos despidiéndonos de nuestra familia y nuestros amigos.

Toca reconectarte, por una parte, con los motivos que te impulsaron a emigrar y poner en la balanza, por otra, todo lo bueno que la nueva situación incorpora a tu vida.

Contempla también que solemos magnificar todos estos sentimientos de pérdida y apertura, tanto positiva como negativamente, con momentos muy buenos y otros pésimos.

La decisión más coherente es que seas compasivo contigo y te des el permiso de hablar de tus sentimientos y preocupaciones con los demás; y si tu situación lo requiere, con un profesional.

En este punto, también es importante que escuches y contemples las preocupaciones y los retos de tus posibles acompañantes (tu pareja o tus hijos) en su proceso de adaptación al nuevo entorno.

Clave 2. Ajusta al máximo tus expectativas y no peques de “optimismo iluso”

Sin duda, el concepto de vivir “fuera” nos genera una infinidad de expectativas que, en muchos casos, chocan con la realidad.

Sé realista y practico contemplando las lógicas dificultades de tu nuevo entorno.

Puede que migrar llegue a convertirse en de las mejores experiencias de tu vida, pero antes de llegar a ese punto toca apretar dientes, adaptarte a las nuevas demandas y aceptar tu nuevo entorno: con sus luces y sus sombras.

Yo, por ejemplo, no podría valorar y agradecer tanto la belleza del verano alemán sin atravesar la rudeza y oscuridad de sus inviernos.

Clave 3. Normaliza el estrés y date un tiempo

Al hilo de lo anterior, debes saber que vas a tener que surfear estrés a diario. Esto es un hecho.

Te tocará afrontar muchas tareas (registrarte en el ayuntamiento, abrir una cuenta, elegir un seguro de salud, darte de alta en la compañía de agua, buscar escuela para tus hijos, comprar cosas para la casa…) en poco tiempo.

Bajo estas circunstancias, lo mejor es convertir el estrés en tu amigo. Si no te presionas demasiado, ni sacas el látigo de la autoexigencia a diario, el estrés te ayudará a estar más alerta y a rendir mejor, incluso.

En lugar de caer en la preocupación y el victimismo, pasa a la acción y ocúpate, dejando que el estrés sea otro compañero de aventura más.

Eso sí… Ya sabemos que si no regulas bien tu estrés y te pasas la línea de no retorno, el estrés negativo (excesivo o crónico) puede derivar en un episodio más serio de depresión o ansiedad.

guía decisiones

Clave 4. Aplica doble dosis de actitud compasiva, paciencia, tolerancia a la frustración y al fracaso.

Lo normal es que las cosas no vayan como la seda al principio, así que haz previsión de respuesta y no te vengas abajo.

Para mitigar el sentimiento de frustración es importante que separes las cosas que dependen de ti, de las que no están en tu mano.

Por ejemplo: buscar trabajo de forma eficaz es responsabilidad tuya. No obstante, a pesar de tus esfuerzos, no el trabajo que deseas depende de la situación económica y las circunstancias de tu nuevo hogar.

Ya has demostrado que eres un “espartano” emigrando y abriéndote a nuevas posibilidades para mejorar. Ahora demuestra tu valentía comprendiendo que, en ocasiones, para poder mejorar hay que empeorar un poco.

Clave 5. Expande los límites de tu antigua identidad, desaprendiendo y volviendo a reconectarte con lo que realmente cuenta

Expatriarse también implica desaprender y desprenderse de todo lo accesorio, o todo aquello que ya no nos sirve en nuestro nuevo entorno.

Ésta es una oportunidad perfecta para dar un salto cualitativo liberándote de todos tus roles anteriores, conectándote con tus propósitos y valores de base, y comenzando a pulir la versión de ti que siempre quisiste ser.

Esto anterior puede sonar grandilocuente, pero al mudarme a Alemania descubrí lo más pequeño y lo más grande de mí misma… con todos los cajones bonitos, reguleros y feos.

bien expat

Clave 6. Déjate arropar por tu familia y por otros expats.

La adaptación no suele ser fácil para nadie, así que no peques de autosuficiencia y no te aísles.

Conocer tu contexto y hablar con personas que atraviesan o hayan atravesado el mismo proceso migratorio, te ayudará a mantener el equilibrio personal, reajustar expectativas y superar temores.

Clave 7. Ábrete a la experiencia y sumérgete en tu nueva cultura, sus costumbres y su idioma…

Todo puede parecer hostil y ajeno en tu nuevo hogar al principio, pero revertir este sentimiento de extrañeza es importante para mejorar tu adaptación. Estás expandiendo tu alma y esto siempre tiene premio.

No hablar el idioma con soltura y sentirte perdido respecto a las costumbres locales es más que lógico. Esto puede ser un problema o una oportunidad estupenda.

Puedes elegir disfrutar de aprender un idioma y ampliar el conocimiento de una nueva cultura (historia, economía…) aunque te lleve tiempo. Un tiempo maravilloso, por otra parte.

A vueltas con tu nuevo idioma…

Si tuviera que darte un consejo para apoyarte con el aprendizaje de un nuevo idioma, te diría que es fundamental que le metas doble dosis de pasión y de curiosidad.

Es importante que te enamores del idioma… que entiendas la lógica mental y la cultura que está detrás de un idioma tan complejo como el alemán.

En este sentido, buscar un espacio de intercambio en iTalki o la web de Tándem puede ayudarte a darle un empujón al idioma mientras trabajas la importante parte https://cristinacenteno.com/quiero-mas-pasion-corre-mas-trail/de socialización.

Valora y prémiate siempre por tus avances del día a día, aplicando doble taza de humor a tus propias limitaciones y tus errores.

Aquí en Alemania es muy normal que los hispanohablantes pidamos durante un tiempo un kebab de perro (y no de pollo), y nos quedemos tan pichis 😉.

No te preocupes por pequeñeces y contempla que esta situación es temporal. Esto te permitirá fluir y disfrutar más cada momento.

Clave 8. Márcate unas rutinas y unos hábitos claritos y útiles para ti y para los tuyos

Más de un expat. me ha comentado en estos años que, con el cambio de entorno, comenzaba a comer, fumar o beber más de la cuenta.

Una vez más, nos toca tirar de disciplina y autocontrol con rutinas básicas de buen descanso, alimentación variada y deporte. Intenta dormir lo suficiente, levantarte a la misma hora, ponerte un horario para trabajar (o buscar trabajo), entregarte a algún hobbie o refuerzo positivo, practicar relajación o meditación…

adiccón azucar psiconutrición

Estos asideros en tu día a día te aportarán tranquilidad e impactarán positivamente en tu estado de ánimo.

Al hilo de lo anterior, y en la línea de lo que nos propone Luis Rojas-Marcos, en sus “Crónicas de un psiquiatra en Nueva York”:

Te ayudará a sentirte mejor como expat. diversificar tu vida, tus actividades.

Échale un vistazo a la estimulante charla diamante de Rojas-Marcos. 

 Piensa y anota en tu cuaderno de “Expat. feliz”: ¿Cuáles son las parcelas de mi vida de las que yo saco satisfacción? 

A continuación, intenta practicar esas actividades. Procura no mezclarlas, porque ganarás en fortaleza psicológica si aprendes a compartimentar (poner tabiques) entre las distintas parcelas de tu vida (trabajo, pareja, familia, economía, salud y ocio).

Cuentan los historiadores que el Titanic se hundió porque no tenía compartimentos estancos y el agua entró inundando todo. 

Mantener una diversidad, separando tus actividades y parcelas, te ayuda a tratar con situaciones estresantes o fracasos personales, como la migración o una ruptura de pareja, por ejemplo.

Clave 9. Recoloca tu nostalgia para evitar quedarte atrapado mentalmente entre tu antiguo hogar y el nuevo.

Es fundamental mantener el contacto con nuestro país natal, pero idealizarlo en exceso también puede impedirte ver todo lo positivo de tu nueva situación.

bien expat

Es momento de reconectarte con las ventajas de tu nueva situación, atizando la gratitud en tu día a día.

Te invito a llevar un registro de aquellas cosas diarias que se ganan el premio “al momento feliz del día”, incluso en aquellas jornadas lluviosas, grises y de “apretar dientes”.

Puedes utilizar un cuadernito como el mío o llevar un registro con una App como Gratitude. Hasta mi gata Indi practica la gratitud en Baden-Baden. 😉 

Clave 10. Sé proactivo para relacionarte y apartar el victimismo de tu vida.

Puede que estés/ o te sientas solo en tu aventura como expatriado, así que te animo a buscar personas afines que empaticen con tu situación.

Hablar y participar en actividades con gente del país o con otros expatriados que hayan pasado por tu misma situación, es un aspecto clave para integrarte más y mejor.

Mantén tu “mente abierta” y no esperes que otros te propongan planes (ein Termin). La mejor forma de combatir tu aislamiento es tejer poquito a poco, sin forzar, una buena red de apoyo.

Las redes sociales, los foros de tándem y las asociaciones para expats. pueden ayudarte a paliar tu soledad.

bien expat

Clave 11. Empodérate y reformula tus expectativas iniciales.

Muchas veces nuestras expectativas como expatriados no se cumplen y esto nos frustra. Si queremos más bienestar como expats., nos toca reformular nuestras expectativas de partida y adaptarlas a “lo que es”, contemplando las dificultades no como grandes dramas sino como circunstancias a gestionar.

Como expat., contemplar las dificultades como circunstancias a gestionar, te ayudará a ganar en resiliencia, madurez y poderío personal. 

Te recuerdo la importancia de aceptar, convivir y comprometerte con ese 25% de elementos frustrantes, incómodos y más feos de toda experiencia.

Esta estadística te suele dejar un 75% de cosas positivas que siguen equilibrando la balanza hacia elementos que te confirman que “la vida (casi siempre) mola”, como diría Raúl Gómez.

Clave 12. Recalibra tu brújula interior si ves que la cosa no funciona.

Si en algún momento, tu balanza se empieza a desequilibrar hacia las cosas que empiezan a restar en tu vida, en tu mano está nuevamente arrancar un proceso de toma de decisiones y cambio: retornando y readaptándote a tu antiguo hogar o bien buscando un destino mejor para ti.

guia decisiones

Permíteme cerrar este apartado de claves con las preciosas palabras de mi querida Lucía sobre el comienzo, el nudo y el desenlace de su vida como expatriada en Alemania.

He vivido y trabajado durante años en el extranjero, y después me mudé a otra ciudad dentro de España. Las decisiones y cambios relacionados con mi entorno y mi lugar de trabajo han sido los más determinantes de mi vida. La decisión de cuándo irme y cuándo volver no ha sido igual de fácil en todos los casos. En estos momentos, creo que es importante dejarse arropar, acompañar y guiar.

El resumen de mi testimonio como expatriada podría ser: “Cuando llegué a Alemania el verano era suave y perfecto, la gente diversa e interesante y la nieve un espectáculo. Cuando volví no soportaba la lluvia en verano, a la gente fría y la suciedad de la nieve. Culpé al país y a la gente de mi vuelta.

Ahora sé que yo siempre tuve el pincel para pintar el cuadro, que hay herramientas para gestionar las emociones y lo importante que es que estas vayan a tu favor, ¡no en tu contra!

bien expat


A modo de guinda…

Después de todo lo que hemos compartido, tú mismo puedes concluir que cambiar de país es un evento sumamente importante que alberga una importante dosis de emoción y estrés, alegría y agotamiento.

Partiendo de una realidad demandante, expatriarse conlleva una carga física, emocional y psicológica importante que debemos aprender a manejar con la mejor actitud posible.

Yo necesité tiempo, paciencia y mi mejor actitud para conocer y adaptarme las nuevas reglas del juego, permitiendo también que la vida y las oportunidades ocurriesen, mientras yo estaba en la acción de construir mi proyecto.

En este proceso (que parece que nunca termina), siempre me ayudaron estos puntos clave:

  • Tener una rutinita útil.

  • Centrarme en mis pensamientos positivos de gratitud y disfrute en mi nuevo entorno, cazando y manteniendo a raya mis “peces cagones” o distorsiones.

  • Construir objetivos propios.

  • Mantener una actitud positiva.

  • Diversificar las actividades y las fuentes de satisfacción en mi vida.

  • Tener autoconfianza.

  • Saber encajar las críticas.

  • Aplicar doble dosis de humor.

  • Aprender a pasar página sin olvidar.

Ya lo hemos dicho…

Llega un momento en el que dejas de apretar los dientes todo el tiempo, y aprendes a aceptar y comprometerte con las ventajas y desventajas de tu nuevo país.

Recuerda, por último, que tus recursos siempre serán mayores que tus retos en tu nuevo país.

¿Eres expatriado? ¿Qué te ha ayudado a adaptarte a tu nueva vida lejos de la terreta?

Puedes visitar mi camarote dedicado a “Navegantes emocionales” o “Expats“ para acceder a más recursos y estrategias claves para tu bienestar como expat. 

Si quieres darle el empujón definitivo a tu bienestar como expat., no te despegues de mi cuaderno bitácora.

guia decisiones

¿Necesitas más bienestar en tu vida como expat. o “navegante emocional”? Decídete ya y reserva tu sesión estratégica gratuita

Y ya, por último, si tienes alguna duda o dificultad, recuerda que en “Decídete ya y cambia” te ayudamos a través de terapia online.

Si vivir como expat. se te hace bola y quieres sentirte bien de una vez, reserva ya tu primera sesión estratégica gratuita conmigo.

¿Quieres que te ayude personalmente a ganar en claridad y mejorar tu bienestar como expat. atravesando los cambios de nueva vida con valentía? ¡Decídete ya y cambia para mejorar tu vida!

Es muy fácil… Reserva ya tu sesión estratégica gratuita para mejorar tu vida y tus cambios como expat. AQUÍ

Reserva ya tu sesión estratégica gratuita

¡Un abrazo y hasta pronto!

Cris. Decideteycambia.

detalle-ola_cristina centeno

*Imagen principal de TheDigitalWay en Pixabay   

Soy Cristina Centeno, psicóloga y expatriada feliz. Te muestro claves de psicología y coaching que te ayudarán a soltar lastres, a zambullirte con humor y confianza en la incertidumbre, a liberarte de tus miedos y tu apatía, a tener más claridad, firmeza y autenticidad a la hora de decidir y cambiar y, sobre todo, a liderar la vida que realmente quieres y mereces.

 

Pin It on Pinterest